jueves, 24 de febrero de 2011

Cinco más

Echados uno al lado del otro, dormían de la mano. Él roncaba, a veces. Ella se despertaba y lo movía un poco, con miedo a despertarlo, era tan lindo cuando dormía. Luego sonaba el despertador, él lo apagaba y la despertaba con cariño.

¿Cinco minutitos más?

Ah... ¡ya!

Él la engreía. Ella se dejaba engreír. Juntos hacían de esos minutos una eternidad abrazados. Los ojos cerrados y todo en blanco, no existía nada más. Así las tardes a su lado, donde lo cotidiano era extraordinario. Y lo extraordinario, ellos.

12 comentarios:

  1. Tanto sentimiento por aquí.

    Saluditos :)

    ResponderEliminar
  2. Ummm cuantos sentimientos en tan poquitas palabras. Hermoso lo que producen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. luego ella... se durmio y le quito la sábana ..poco despsués hablo dormida y lo despertó!

    Ta chevere..

    Salud!

    ResponderEliminar
  4. muy linda tu entrada y tu blog =)

    ResponderEliminar
  5. Se exactamente lo que es eso:)
    me gusta,te sigo,pásate si quieres,un besote!:)

    ResponderEliminar
  6. Lindo Lindo
    kiss

    http://fashionfablog.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Cada minuto una eternidad de placer.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar