domingo, 29 de enero de 2012

Decepción

Es más difícil enamorarse que desenamorarse; para lo segundo, basta una gran decepción. De esas que no se creen hasta que se ven con los propios ojos. También tiempo, algunos, tal vez muchos meses más.

2 comentarios:

  1. Olá.
    Muito bom! bela postagem, parabéns.
    Que Deus possa te abençoar cada vez mais.

    ResponderEliminar