viernes, 4 de junio de 2010

Mi investigación de mercados

Existen dos corrientes de pensamiento sobre los estudios de mercado. La primera y más común, cree en su veracidad; la segunda, no lo hace. Un estudio de mercado refleja la opinión del público objetivo de un producto o servicio sobre el mismo. Si esta opinión es negativa, el producto no se lanza (suponiendo un estudio de mercado sobre lanzar o no cierto producto), ya que el estudio demuestra que no tendrá éxito. Existen contados casos graves sobre estudios de mercado mal hechos que arrojaron resultados equivocados y ocasionaron grandes pérdidas a importantes empresas (CocaCola Company, una de ellas). Supongo que es por eso que muchas personas han perdido su confianza en la investigación de mercados, por más que haya sido hecha por una consultora prestigiosa y de alta calidad. Por mi parte, yo sí creo en estos estudios, ya que siendo adecuadamente realizados, en la gran mayoría de los casos reflejan la verdadera opinión del público objetivo. Pero dentro de la "vida real", la parte íntima y personal de un individuo, las decisiones no se toman con tanta segurida, no existe ningún estudio que asegure que tu decisión será la correcta o la mejor entre todas tus opciones. Hace un mes, una chica decidió tomar un paso muy importante en su vida, aunque para muchos sea algo pasajero y abundante dentro de su historia, ella se lo tomaba más en serio. Tomar la decisión de compartir su juventud con un compañero, con su mejor amigo, con un enamorado, no fue algo pensado de un día para el otro, tampoco algo estudiado bajo todas sus variables y conceptos, riesgos y adversidades. Fue una decisión tomada con el corazón, corazón que no miente sobre los sentimientos, corazón que es el único que conoce su verdad. Una vez un amigo le dijo, ser enamorada de tu mejor amigo no significa perder esa amistad, evidentemente existen riesgos de que suceda, pero lo que realmente significa es el comienzo de una relación más unida, es arriesgar algo grande por algo que crees mejor. Algo riesgoso pero mejor. Costo de oportunidad. Nada de ceteris paribus. No fue necesario recordar lo aprendido sobre finanzas, tampoco lo fue el hacer un focus group o sacar resultados de una encuesta para ver las probabilidades de que su relación fuera a funcionar. Los conocimientos intelectuales te brindan herramientas para tomar decisiones en muchos aspectos importantes de tu vida, pero en el amor... solo manda el corazón.

2 comentarios:

  1. srta. administradora:
    no me analiceees, amamee nomas :)

    ResponderEliminar
  2. sr. economista:
    lo amo con todo mi corazón

    ResponderEliminar