jueves, 25 de marzo de 2010

***

Lo miraba atenta y sin esperar que dijera algo. Lo miraba casi a oscuras y sin querer ver más. Lo miraba y sabia que él hacía lo mismo, sus ojos negros que no sabían mentir le decían que la amaba. Lo miraba mientras pedía a Dios que el tiempo se detuviera y así mirarlo por siempre. Bastaba con mirarlo para que acabasen los problemas, guerras y mentiras. Por eso lo miraba, porque quería un mundo mejor, porque no existe mundo sin él, porque basta con mirarlo.

1 comentario: